Puntuación II: uso de los puntos suspensivos, los dos puntos y las comillas

Uso de puntos los suspensivos, los dos puntos y las comillas

 

1) Explicar el uso de los signos de puntuación resaltados en los textos, completando los espacios en blanco de las oraciones que siguen a continuación.

  1. «En el origen», de Mario Halley Mora

El fruto que había arrancado tenía sabroso aspecto, pero la cáscara era dura. Entonces, en la mente elemental surgió una idea: podía golpear el fruto con una piedra y romper la envoltura. Así lo hizo con éxito, e inventó de esta manera la primera herramienta: el martillo. Contento, fue a buscar otro fruto. Lo halló y al repetir la operación se aplastó el dedo. Entonces, inventó la primera palabrota.

  1. «Mensaje», de Thomas Bailey Aldrich

Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Golpean a la puerta.

  1. «Llamada», de Fredric Brown

El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta

  1. «La bella y la bestia», de Armando Alanís

Con ternura, con delicadeza, la tomó entre el pulgar y el índice y la levantó hasta el nivel de sus ojos para contemplarla de cerca. Demasiado tarde se dio cuenta de que no había sabido medir sus fuerzas: la había despanzurrado.

  1. «Ángel de luz», de Agustín Monsreal

Mamá está en mi cuarto, le dije a mi hermana. Dice que quiere hablar contigo, que vayas.

Mi hermana me miró con lástima, aunque también con reproche.

No puede ser, me contestó. Mamá está muerta.

Ya lo sé, pero está ahí. Ven a ver.

Bueno, está bien. Vamos.

Y atravesamos la pared agarrados de la mano.

  1. «La estatua», Plutarco, Tratado De Isis y Osiris.

La estatua de la diosa, en Saís, tenía esta inscripción enigmática: «Soy todo lo que ha sido, todo lo que es, todo lo que será, y ningún mortal (hasta ahora) ha alzado mi velo».

  1. «El hombre que pedía demasiado», de Alejandro Dolina

Satanás: ¿Qué pides a cambio de tu alma?

Hombre: Exijo riquezas, posesiones, honores, distinciones… Y también juventud, poder, fuerza, salud Exijo sabiduría, genio, prudencia Y también renombre, fama, gloria y buena suerte Y amores, placeres, sensaciones ¿Me darás todo eso?

Satanás: No te daré nada.

Hombre: Entonces no tendrás mi alma.

Satanás: Tu alma ya es mía. (Desaparece).

  1. «La raza inextinguible», de Silvina Ocampo (fragmento)

En aquella ciudad todo era perfecto y pequeño: las casas, los muebles, los útiles de trabajo, las tiendas, los jardines. Traté de averiguar qué raza tan evolucionada de pigmeos la habitaban. […]

  1. «El dibujo del tapiz», de Arthur Machen (fragmento).

Recordé el cuento de Henry James, El dibujo del tapiz: la historia de un hombre de letras que ha publicado muchas novelas y que oye con alguna perplejidad que uno de sus lectores no había notado que todas eran variaciones de un mismo tema y que un solo dibujo las recorría, como el dibujo de un tapiz oriental. […]

 

o En el texto número _____, _________________ se usan para citar el título de un cuento.

o En el texto número _____, _________________ se usan para crear suspenso.

o En el texto número _____, _________________ se usan para desarrollar una idea dicha previamente.

o En el texto número _____, _________________ se usan para introducir la causa de lo dicho previamente.

o En el texto número _____, _________________ se usan para introducir la consecuencia de lo dicho previamente.

o En el texto número _____, _________________ se usan para introducir las palabras textuales de los personajes.

o En el texto número _____, _________________ se usan para introducir una enumeración.

o En el texto número _____, _________________ se usan para sugerir que una enumeración podría continuar.

o En el texto número _____, _________________ y _________________ se usan para introducir una cita textual.

 

2) Elegir uno de los fragmentos anteriores y escribir un texto a partir de él. Se puede utilizar el fragmento como principio o final; también puede usarse como un “disparador”, es decir, como una idea para una historia sin necesidad de escribirlo o seguirlo al pie de la letra.

  • El texto debe tener una extensión mínima de una carilla y máxima de dos.
  • Debe incluir por lo menos dos usos de los signos de puntuación vistos.
  • Una vez terminado debe ser corregido por un/una compañerx quien debe prestar atención a los signos de puntuación, ortografía y otros aspectos que sean importantes a la hora de redactar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s