¿Hablamos la(s) misma(s) lengua(s) en Latinoamérica?

Gisela Galimi, publicado por Clarín el 12 de enero de 1997
EL VIAJERO ILUSTRADO

No es fácil hablar en América Latina      

   Dijo un escritor de estas tierras que “Latinoamérica tiene una misma  lengua que nos separa”.
El  viajero  ilustrado  que  haya recorrido  con  el  oído  atento  el continente, sabrá que no solo es verdad,  sino  que  además  esto puede traer algunas dificultades. La experiencia de viajar lo hará evitar la ira, cuando después de
dos  horas  de  buscar  un  regalo para su suegra, la vendedora le pregunte  cómo  quiere  cancelar: en Venezuela, Colombia o Chile esto significa que debe contestar si con tarjeta o efectivo, ya queen  esas  latitudes  cancelar  es
sinónimo de pagar.

   De la misma manera, si a la viajera frecuente le dicen en Chile que tiene una linda lola, delante de su hija, no se pondrá colorada. El interlocutor está alabando a la niña,  ya  que  “lola”  o  “lolo” quiere  decir  chico  en  el  país
trasandino, igual que en Uruguay se  les  llama  “botija”,  en  Paraguay “mita”, en México “chavo” o en Buenos Aires “pibe”.
También en el Caribe, el viajero no dejará que le lleven las maletas  a  una  habitación  sin regadera,  ya  que  en  México, Colombia o Venezuela esto significa que está tomando un cuarto sin ducha.
Si en lugar de Centroamérica está  comiendo  en  Uruguay,  el trotamundo no se equivocará; al pedir chivito, sabrá que no debe esperar  carne  de  chivo  sino  un riquísimo sándwich de lomo.
Del mismo modo, cuando sus nuevos  amigos  venezolanos  le pidan que “se baje de la mula”, significa que están juntando dinero para pagar la cuenta o que lo  están  asaltando, depende del modo en que se lo digan, el grado
de amistad y la presencia de testigos, situaciones que el viajero ilustrado sabrá distinguir perfectamente .
Si lo están cargando podrá decir en venezolano básico “no me eches  vaina”  (“vaina”,  al  igual que “cosa” aquí puede tener muchos significados), lo queen  panameño  significa  “no me vacilés”.
 Frente  a  situaciones  de sorpresa, también en Panamá podrá exclamar “Ay chuleta” y si todo sale bien, decir en el Caribe  que  todo  está  cheverísimo –Panamá, Venezuela o Colombia– o que todo salió “padrísimo” en México.
Finalmente, si la cosa se pone complicada y el viajero se cansa de la incansable sinonimia latinoamericana, puede optar por buscar una mina
y decirle que “quiere morfar con poca guita”, con lo cual nadie le entenderá nada y el diálogo se llevará adelante en igualdad  de  condiciones;  o haciendo uso de su extenso bagaje  cultural  e inagotable practicidad, preguntar al interlocutor  si  habla  inglés  y continuar la conversación en una lengua globalizada.

 

Después de leer:

Para reflexionar

  1. ¿Creen que el diccionario de la lengua española (la imagen de esta entrada) pueda contener toda esta variedad?
  2. El siguiente mapa muestra las lenguas que más se hablan en cada país.

lenguas latinoamerica mapa

3. En el primer párrafo del artículo aparece la siguiente cita: “Latinoamérica tiene una misma lengua que nos separa”. Reformulen esta cita con otras palabras. Incluyan en la reformulación uno o dos ejemplos.
4. Cuando la autora del artículo periodístico menciona dónde se usa tal o cual forma dialectal, en la mayoría de los casos menciona países. ¿Es precisa esta mención? ¿Por qué? ¿Qué pasa en nuestro país? ¿Será posible encontrar un mismo dialecto en todo México o en todo Perú?

 

¿Lengua o dialecto?

 La lengua es un código producido por la sociedad y compartido por todos sus miembros. Cuando es usada para producir mensajes concretos, los diferentes hablantes no seleccionan necesariamente las mismas palabras ni las ordenan en idénticas estructuras sintácticas ni las pronuncian del mismo modo. Así, una misma lengua puede presentar variaciones relacionadas, por un lado, con las distintas zonas geográficas donde se la usa, con las modificaciones introducidas por los hablantes a lo largo del tiempo, con las modalidades particulares que adoptan en su uso diferentes grupos sociales y, finalmente, con las situaciones comunicativas en que se la emplea.
   En definitiva, la lengua, no tiene existencia real en el uso, es una construcción ideal
que reúne todas las formas lingüísticas que los hablantes de esa lengua podrían llegar a
emplear y comprender. El conjunto de formas lingüísticas que usan realmente, concretamente, los miembros de una comunidad lingüística para comunicarse se denomina dialecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s